Asesino de las agujas por Cristóbal Meléndez.

«Un hombre tímido tiene un extraño pasatiempo: Disfruta de inyectar a otras personas. Con el tiempo una organización lo descubre y lo obliga a cometer asesinatos».